Blog de Diana-Bernal

Título

Escrito por Diana-Bernal 23-02-2018 en Plaza comercial. Comentarios (0)

En Cuernavaca Morelos, México hay una plaza comercial ubicada justo en el Centro de la Ciudad. "Es un edificio de 6 pisos hecho de concreto y adaptado a una plaza comercial. En el primer piso están ubicados restaurantes, tiendas de ropa, accesorios como bolsas, maquillaje, carteras, sombreros, entre otras cosas. También hay zapaterías, joyerías, ópticas, mesas y sillas para los visitantes. Justo en medio del edificio hay un espacio para caminar" (Diana, 2018, p. 12.13). El segundo piso consta de un cine, tiendas de ropa y bares. Me pregunto: ¿estas técnicas de distribución estarán previstas por los arquitectos o diseñadores del espacio?
Otro punto clave de esta estrategia es que el estacionamiento está debajo de esta plaza, por lo que uno simplemente puede estacionar su coche, tomar el ascensor o las escaleras y adentrarse a cualquier establecimiento que ofrece la plaza comercial; cabe mencionar que cuenta con varias entradas/salidas que llevan hacia las avenidas de tránsito y otros lugares de entretenimiento fuera de esa plaza. Resulta curioso que la mayoría de los productos que se venden en el primer piso están dirigidos a un público femenino, ¿esto estará relacionado con atribuirle a la figura femenina el consumo? 
En el segundo piso donde se encuentra el cine y los bares, al rededor de las 6:30 p.m empiezan a ser los lugares más frecuentados, mientras que los establecimientos de abajo empiezan a cerrar. El cine funge como una alternativa familiar; pero también privada, como los bares, en donde los clientes comparten un interés: ver una película o tomar bebidas alcohólicas en una terraza. Y esa privacidad puede que esté ligada a la noche y a la disponibilidad del tiempo, pues es cuando muchas personas salen del trabajo.
"El tercer piso consta de las oficinas que a simple vista parece estar más de la mitad de estas en renta" (Diana, 2018, p. 14), pareciera que los lugares céntricos fueran los más demandados para rentar, sin embargo, este no es el caso. ¿cuál será la razón por la que la mayoría de estos locales están en renta?
"Los fines de semana esta plaza tiene más visitantes que los demás días de la semana" (Diana, 2018, p. 15), ¿cómo afecta y cómo beneficia económicamente los fines de semana y los otros días la cantidad de personas que va a esa plaza?

Celebración del día de la candelaria

Escrito por Diana-Bernal 12-02-2018 en Religión. Comentarios (0)

La fiesta de La Calendaría es un acontecimiento del día 2 de febrero, de la religión católica, celebrado únicamente en México. A pesar de pertenecer al mismo país, se festeja de diferente manera en algunos de los lugares que comprende México. Sin duda, estas diferencias están marcadas por un contexto histórico-religioso y por la separación de territorios. Un claro ejemplo es: el festejo que se lleva a cabo en una de las delegaciones de la Ciudad de México y Morelos; aunque colindan estos dos lugares la celebración es completamente distinta. En Morelos y gran parte del país se celebra vistiendo a un "Niño Dios" que se compra en cualquier mercado, se lleva a misa y en algunos casos se hace comida. Mientras que en Xochimilco, se celebra a una figura religiosa (también en la etapa de un bebé) que tiene más de 400 años de antigüedad (irónicamente). En el primer caso, en el estado de Morelos, en la comunidad de Tres Marías, Huitzilac continúan con una sucesión de otros días, pues El Niño Dios tiene presentaciones; "la masiva asistencia a esta iglesia ocasionó que algunas personas (al menos la mitad de los habitantes) se queden sin asiento." (Diana, 2018: 03) Es importante mencionar que esta comunidad presenta el clima más frío en todo el estado de Morelos, por lo tanto, todas las personas asisten abrigadas, y curiosamente también abrigan a sus figuras religiosas. "Esto está ligado al respeto que se le tiene a esta deidad, como si se tratara de una figura con sensaciones, sentimientos y vida propia." (Diana, 2018: 03). Estas personas adoptan una responsabilidad y compromiso que, posiblemente no desean. Es una inversión de tiempo y dinero, pues la vestimenta de estos Niños Dios cuesta lo mismo que comprarla para un niño real y requiere disponibilidad. Este ser inerte y comercial varía en tamaños, indumentaria y colores; pero, ¿estas características también serán representativas de respeto o sólo es un almacén de redención? El trabajo de quienes hacen las vestimenta es un factor importante en cuestión de economía. Al terminar la misa, la multitud desordenada y exaltada busca al sacerdote para bendecir a estas pequeñas deidades. Veamos ahora, el acontecimiento en Xochimilco, una de las delegaciones de la Ciudad de México; El Niñopa (también representación del Niño Jesús) tiene una apariencia distinta a la de los otros. "Este niño no tiene iglesia ni templo, sino que cuenta con cuidadores (personas) habitantes de Xochimilco, siendo el centro de la vida religiosa de esta delegación." (Diana, 2018: 06). La casa en la que actualmente (2018) se encuentra está exclusivamente adaptada a los visitantes del Niñopa. Esta deidad cuenta con todo un colectivo de personas que se encargan de su cuidado: mayordomos (los dueños de la casa y principales cuidadores), niñeras, seguridad privada y el coro de oración (que asiste todos los días del año), posaderos (familias que le hacen posadas en diciembre). Cabe destacar que este suceso es tan relevante en esa delegación que, es un verdadero honor hacerse cargo de El Niñopa; sin embargo, no es fácil poseerlo, pues, se deben esperar décadas para ser parte de ese cuidado, pues implica estar disponible los 365 días del año exclusivamente para él, construir un espacio físico y espiritual para él, conservar sus centenares de vestidos, joyas y juguetes. Es interesante mencionar que la última persona en la lista de petición a mayordomía está asignada para el año 2038; pero, ¿esta tradición será festejada de la misma manera? A pesar de que las dos figuras religiosas representan al niño Jesús, son veneradas de diferente manera, pues el Niñopa es único, mientras que el otro es una réplica comercial; pero no menos importante, pues muchas de las familias mexicanas poseen uno.